No se puede seguir jugando con la vida de los ecuatorianos