No se puede cruzar los brazos mientras al Ecuador lo ahogan