El 11 de abril está en juego la dignidad de los ecuatorianos