La empresa privada encuentra certidumbre en el Binomio Arauz – Rabascall