Futuro democrático

De WikiPlan
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La senda hacia la justicia comienza por el poder popular: un pueblo con conciencia histórica, organizado y permamentenete movilizado. Un pueblo como sujeto histórico.

El camino hacia un país más justo sigue por recuperar la confianza y el liderazgo con instituciones políticas a la altura de la ciudadanía, donde prime la participación y la deliberación de los mejores argumentos para el bien común. Para eso es necesaria una limpieza profunda del Estado, sanear las prácticas políticas y extirpar a los pactos oligárquicos y su control de la esfera pública. En la actualidad la corrupción del gobierno se ha convertido en una práctica generalizada, tan recurrente que ya no es ni sancionada y se lleva una importante cantidad del presupuesto del Estado, que se podría invertir en planes sociales; y además captura las instituciones públicas para decidir en contra de las mayorías y beneficiar a unos pocos privilegiados.

Esto se vuelve aún más necesario en un contexto de crisis por los impactos de la pandemia que convergen con la inestabilidad económica, el deterioro social y la fragilidad institucional. Por eso las políticas públicas para resolver estos problemas tienen como fundamento una justicia apuntalada en el fortalecimiento de las capacidades estatales.

Desde una perspectiva abarcadora, y tal como refleja la experiencia internacional, avanzar en la justicia democrática, participativa y deliberativa, implica: