Ministro de Finanzas perdió una apuesta ante Goldman Sachs y Credit Suisse: al país le costó $760 millones en ‘margin calls’ en medio de la pandemia